Productores gallegos de aceite y aceituna se preparan con precaución ante una industria en crecimiento moderado

Productores gallegos de aceite y aceituna se preparan con precaución ante una industria en crecimiento moderado

El sector de productores de aceite y aceituna en Galicia se muestra cauteloso sobre los resultados de la cosecha de este año, que se está iniciando. Alfonso Rodríguez, presidente de la Asociación de Productores de Aceite y Aceituna de Galicia (Apaag), indica que aunque hay expansión, esta es moderada. La asociación cuenta con unos 150 productores, la mayoría en producciones locales y de pequeña extensión.

Según Rodríguez, la recogida de aceitunas comenzará en zonas como Quiroga en torno a este fin de semana. En Galicia, hay varios métodos de recolección, incluyendo el manual, con peines o rastrillos que atrapan la oliva y caen en lonas, y las vareadoras mecánicas que agitan las ramas y las lanzan a las lonas, evitando que toquen el suelo.

El periodo de recolección normalmente abarca la segunda quincena de octubre y el mes de noviembre. Rodríguez explica que en Galicia se comienza a recoger cuando la oliva empieza a madurar, lo que resulta en una recogida en verde durante la primera etapa de la maduración, lo que garantiza la máxima calidad del aceite extraído.

Al ser preguntado sobre cómo será la cosecha de este año, Rodríguez señala que habrá que esperar para ver los resultados totales de las plantaciones de la asociación, ya que hay zonas con resultados dispares, por lo que no se aventura con cifras o si será buena o no.

En cuanto a la trayectoria de esta actividad en Galicia, Rodríguez destaca que el olivo tiene una larga historia y siempre ha estado presente en ciertas zonas de la región. Sin embargo, menciona que circunstancias históricas llevaron a que se interrumpiera en algunas áreas, pero en los últimos 10 o 15 años se ha estado recuperando. Destaca que hay zonas como Quiroga y Valdeorras donde nunca se interrumpió la producción.

En cuanto a la comercialización, Rodríguez comenta que la mayoría de los aceites de oliva producidos en Galicia son para autoconsumo, aunque hay algunas marcas que envasan aceite de oliva virgen extra. Sin embargo, destaca que son menos de una decena las que comercializan sus propias marcas. Debido al tamaño reducido del mercado, la mayoría del aceite se queda en la comunidad o se distribuye en tiendas delicatessen de las principales ciudades.

En cuanto a la calidad del producto, Rodríguez menciona que se producen aceites de oliva virgen extra de máxima calidad, utilizando aceitunas de plantaciones propias o compradas a otras plantaciones. La Asociación cuenta con un sello que garantiza que el aceite proviene al 100% de plantaciones gallegas, debido al intrusismo que existe en este sector. Según Rodríguez, es importante asesorarse adecuadamente para evaluar la viabilidad de plantar olivos, ya que el cultivo requiere inversión y recursos que deben valorarse cuidadosamente.

Tags

Categoría

Galicia