24h Galicia.

24h Galicia.

"El jurado declara que uno de los hermanos fue el autor de la muerte intencional de Grégory, pero exculpa al segundo"

Las partes califican el crimen de homicidio doloso y homicidio por imprudencia. El tercer acusado ha sido absuelto

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Mar.

El jurado popular ha declarado este viernes por unanimidad a Víctor Delgado Holguín culpable matar de manera intencionada a Gregory Furcal en enero de 2023, considerando que cuando lo apuñaló a las puertas del pub La Grandota, en Santiago de Compostela, tenía intención de acabar con su vida. Por el contrario, determina que su hermano, Michael Delgado, es culpable de lesionarlo y de un homicidio por imprudencia, dado que participó en la reyerta mortal aunque sin intención de acabar con la vida de la víctima.

Así lo ha leído este viernes ante los acusados la portavoz del jurado popular, que ha alcanzado un veredicto sobre el caso cuando estaban a punto de cumplirse tres días de deliberación.

Según el veredicto, uno de los hermanos, Víctor Delgado, apuñaló en la madrugada del 2 de enero a la víctima "con la intención de matarlo", contando para ello con la colaboración de otra persona, su hermano, que "limitó la capacidad de defensa" de Grégory, aunque sin anularla por completo.

Por su parte, el otro hermano, Michael Delgado, agarró y golpeó a Gregory y "facilitó" que Víctor "le clavase una navaja en varias ocasiones". Fue con "la intención de lesionar" a la víctima, determina el jurado, y teniendo en cuenta que se podía producir su muerte, pero sin intención de acabar con su vida.

Entre los elementos que el jurado ha tomado en cuenta para esta decisión está el hecho de que, como se puede ver en la grabación, este hermano llevaba una navaja en la mano, pero no apuñaló con ella a la víctima. De hecho, han considerado no probado que Michael utilizase en algún momento la navaja contra la víctima o contra el tercer acusado, aunque sí determina que la portaba.

Uno de los puntos que ha causado más controversia a los jurados --y, como consecuencia, a la futura sentencia-- es el hecho de que la víctima tuviese o no alguna capacidad de defensa, dado que los ítems del objeto de veredicto que hacen referencia a esta cuestión son los que cuentan con menos votos a favor.

Así, el veredicto considera --por seis votos contra 3-- que Grégory no estaba totalmente indefenso en el momento de los hechos, dado que portaba una botella con la que amenazó a los procesados y, aunque Michael lo estaba sujetando en el suelo, creen que su capacidad de defensa únicamente estaba notablemente mermada.

En relación al tercer acusado, solo ha quedado acreditado que golpeó con la mano o un arma blanca a Michael durante la reyerta, pero ha sido declarado inocente del resto de los cargos, por lo que el tribunal ha dictado en sede judicial una sentencia absolutoria para él.

Durante el último trámite, tanto Fiscalía como acusación han modificado su petición de penas, toda vez que no ha quedado totalmente acreditado para el jurado que la víctima estuviese indefensa y, por tanto, que el crimen sea un asesinato.

En concreto, Fiscalía, que originalmente pedía para los procesados 30 años de prisión --por asesinato y lesiones--, ha calificado los hechos de un delito de homicidio doloso, en el caso de Víctor Delgado, y de lesiones agravadas u homicidio por imprudencia en el caso de Michael Delgado.

Por ello, ha pedido para el primero una pena de 15 años de prisión más 10 de libertad vigilada y, para el otro, 14 años y medio de prisión --cinco por lesiones y nueve y medio por homicidio imprudente-- más 10 de libertad vigilada. La acusación particular, que inicialmente también hablaba de asesinato con alevosía, se ha adherido a estas conclusiones en consonancia con el veredicto y la puesta en duda de la alevosía.

Por su parte, la defensa de los dos hermanos ha pedido una pena de 12 años de prisión para Víctor Delgado, por un delito de homicidio doloso de acuerdo con el veredicto del jurado; y de cuatro años, tres meses y un día para Michael Delgado, considerando que no es factible sumar las penas del delito de lesiones agravadas y homicidio por imprudencia y tomando, para ello, la mitad superior de la mayor de las penas. El caso ha quedado visto para sentencia.

Los hechos sucedieron en la madrugada del 2 de enero de 2023 frente a las puertas de la discoteca La Grandota, en Santiago de Compostela, donde la víctima, un joven dominicano de 31 años, había pasado la noche en compañía de amigos. A las puertas estaban los dos acusados, dos hermanos de origen colombiano que tenían prohibida la entrada en el local por peleas previas.

La reyerta que se desencadenó en la calle, y en la que también intervino un tercer acusado, se saldó con dos heridos, uno de los hermanos, con una puñalada en la espalda, y la víctima mortal, que recibió tres cuchilladas, una de las cuales le seccionó la femoral. Fue trasladado al Hospital Clínico de Santiago, donde falleció dos días después.

A lo largo de siete días han pasado por la sede compostelana de la Audiencia Provincial numerosos testigos presenciales de los hechos, agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y forenses, que han tratado de aclarar qué sucedió aquella madrugada, una reyerta espontánea o un crimen intencional. Una de las pruebas más reproducida ha sido un vídeo grabado por la cámara de seguridad de un gimnasio cercano, en la que puede verse parcialmente la pelea.