24h Galicia.

24h Galicia.

Hombre condenado a casi seis años por exigir sexo a su pareja para poder salir de casa

Hombre condenado a casi seis años por exigir sexo a su pareja para poder salir de casa

La justicia considera como atenuante una alteración psíquica del acusado debido a su inteligencia límite

LUGO, 10 Jun.

La Audiencia Provincial de Lugo ha dictado una sentencia condenatoria de cinco años y nueve meses de prisión para un hombre de 40 años, oriundo de Meira (Lugo), por abusar repetidamente de su pareja, incluso durante el periodo de cuarentena posparto.

En el juicio, la ex pareja del hombre acusado ha denunciado su intento de obligarla a "mantener relaciones sexuales diarias durante años" a cambio de permitirle "realizar vida social" y salir de casa con su hijo.

Ella afirmó que el hombre intentaba forzarla constantemente, llegando incluso a hacerlo delante del niño o justo después de dar a luz. Señaló que era un acosador que la veía como un objeto sexual, relatando la situación entre lágrimas. A pesar de que la Fiscalía solicitaba una pena de 15 años, finalmente fue condenado a casi seis.

El acusado fue condenado como autor de un delito de abuso sexual con acceso carnal sin consentimiento, otro delito continuado de abusos sexuales con agravante de parentesco y atenuante de alteración psíquica, y un delito de maltrato familiar, también con atenuante de alteración psíquica.

Además de la condena de prisión, se le ha prohibido acercarse a menos de 500 metros de la víctima, su hogar o lugar de trabajo, así como comunicarse con ella durante siete años y nueve meses. También deberá cumplir libertad vigilada durante el mismo periodo y pagar una multa de 3.780 euros, además de una indemnización de 10.000 euros por responsabilidad civil.

Según la sentencia, se probó que en 2016, durante la cuarentena posparto, el acusado violó a su pareja pese a su resistencia. Además, se demostró que realizaba tocamientos sin consentimiento, incluso en presencia de familiares y amigos.

La Sala concluyó que el acusado tiene una inteligencia límite y escasa formación, lo que afecta a sus facultades cognitivas. Destacaron que el relato de la víctima no presentaba contradicciones ni ambigüedades a lo largo del proceso, respaldado por corroboraciones periféricas que refuerzan su testimonio.