24h Galicia.

24h Galicia.

El PP sella acuerdo con Jácome mientras se rompen conversaciones de la moción de censura.

El PP sella acuerdo con Jácome mientras se rompen conversaciones de la moción de censura.

En una sesión del pleno ordinario del Ayuntamiento de Ourense celebrada este viernes, el Partido Popular rechazó la última oferta del Bloque Nacionalista Galego (BNG) para firmar el desalojo del alcalde Gonzalo Pérez Jácome y negociar unos presupuestos. La moción de censura entre la oposición fue el tema principal, donde el PP mostró su pacto con el alcalde al abstenerse en la aprobación del expediente de las luces de Navidad.

El orden del día incluía cinco mociones y el levantamiento de un reparo para contratar las luces de Navidad, pero la discusión se centró en la moción de censura propuesta por el Partido Socialista para destituir a Jácome del cargo.

Tras un mes de negociaciones, las posibilidades de un acuerdo entre PP, PSOE y BNG se vieron frustradas al rechazar los populares la reunión convocada por los socialistas. A pesar de esto, el PP logró que el Ayuntamiento saldara deudas con proveedores y trabajadores municipales, condición para permitir la licitación de las luces de Navidad.

Los socialistas advirtieron que el acuerdo entre el PP y el alcalde era sospechoso, mientras que Ana Méndez del PP defendió las decisiones tomadas como soluciones para los problemas de la ciudad.

En medio de críticas y reproches, la licitación de las luces de Navidad se desbloqueó con los votos de Democracia Ourensana, el rechazo del PSOE y BNG, y la abstención del PP.

El debate continuó con una moción sobre el pago a proveedores presentada por el PP, lo que confundió a los socialistas, que cuestionaron la necesidad de la misma. Todos los partidos de la oposición coincidieron en calificar la gestión del Ayuntamiento como "nefasta".

El alcalde justificó los retrasos en los pagos como problemas administrativos y acusó a la oposición de querer mantener a Ourense en precario para criticarlo. Los reproches por la moción de censura fracasada fueron constantes, y el BNG ofreció la posibilidad de encerrarse hasta llegar a un consenso para aprobar los presupuestos, pero el PP rechazó la propuesta, insistiendo en el veto al Partido Popular.