24h Galicia.

24h Galicia.

Una mujer es absuelta tras advertir sobre posibles enfermedades de transmisión sexual a las parejas de su compañero.

Una mujer es absuelta tras advertir sobre posibles enfermedades de transmisión sexual a las parejas de su compañero.

A CORUÑA, 22 Ene.

El magistrado del Juzgado de lo Penal número 3 de A Coruña ha absuelto a una mujer acusada de descubrimiento y revelación de secretos, después de informar a "amantes de su pareja" sobre la posibilidad de que pudieran padecer alguna enfermedad de transmisión sexual.

El juez destaca que la acusada solo proporcionó esa información "a las personas concernidas", y señala que el denunciante y sus amigos admitieron que no tenían problema en discutir sus aventuras sexuales en eventos sociales, "difundiendo" el sida, la gonorrea u otras enfermedades.

El magistrado consideró que advertir a otras mujeres sobre el riesgo de contraer una enfermedad grave no perjudicaba a la pareja de la acusada ni a las mujeres advertidas, requisito necesario para que los hechos constituyan el delito imputado.

Según el TSXG, el juez consideró que la acusada actuó "de acuerdo con su conciencia y ante el temor de haber sido contagiada ella misma y posiblemente muchas más mujeres". El juez también destaca que esto "no contradice el hecho de que la acusada estuviera molesta con el denunciante por la infidelidad descubierta o por su falta de responsabilidad al tener múltiples relaciones sexuales sin protección y alardear de ello con sus amigos mientras era pareja de la acusada".

La sentencia establece que la acusada envió capturas de pantalla de las conversaciones de su pareja con otras personas a través de su teléfono móvil, y dedujo la posibilidad de que estuviera propagando enfermedades sexuales a otras mujeres con las que mantenía relaciones. Según el fallo, la acusada accedió a estas conversaciones de manera accidental después de recuperar datos borrados de un teléfono que había prestado a su novio.

Además, la acusada contactó a algunas de estas mujeres advirtiéndoles sobre la posibilidad de haber sido contagiadas en encuentros sexuales con él y aconsejándoles que se realizaran pruebas médicas.

El juez destaca que la mujer no se apropió de los datos, ya que estaban en su propio teléfono, y tampoco se ha cuestionado la integridad de las conversaciones. La sentencia no es definitiva, ya que se puede presentar un recurso en su contra.