24h Galicia.

24h Galicia.

Siete detenidos en operación de la Guardia Civil contra banda de ciberestafadores.

Siete detenidos en operación de la Guardia Civil contra banda de ciberestafadores.

Ejercían como mulas del dinero estafado, que transferían a cuentas de los cabecillas de la banda, arrestados en diciembre

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Feb.

Siete personas han sido detenidas en los municipios coruñeses de Carballo, Culleredo, Arteixo y la ciudad de A Coruña por su implicación en un grupo dedicado a las estafas a empresas a través de Internet cuyos cabecillas fueron arrestados en el mes de diciembre.

Según ha informado este jueves la Guardia Civil de A Coruña, con estos arrestos se da por cerrada la denominada operación Gulio, que se inició a principios de 2023 y que llevó a la detención en diciembre de cuatro personas como responsables del entramado con conexiones con Latinoamérica acusados de hacerse con más de 50.000 euros a través de fraudes bancarios vía correo electrónico haciéndose pasar por sus proveedores.

Dos meses después, el operativo ha quedado finalmente cerrado con la detención de otras siete personas que ejercían como mulas del dinero. Facilitaban sus cuentas bancarias personales para percibir en ellas las cantidades estafadas a las empresas que, más tarde, transferían a los cabecillas del grupo.

El destino de este dinero eran cuentas bancarias de los responsables de la banda de entidades financieras de un mismo país latinoamericano, lo que dificultaba el rastreo policial de los capitales procedentes de las estafas.

Ahora, la Guardia Civil da por cerrada la investigación contra este grupo compuesto por siete personas a las que se imputan los delitos de blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal.

A finales de diciembre, la Guardia Civil de A Coruña informó de la desmantelación de un entramado delictivo establecido en la ciudad herculina, con conexiones en Latinoamérica, dedicado a la perpetración de fraudes bancarios a través del correo electrónico, con el que consiguieron hacerse con más de 50.000 euros.

En total, han sido detenidos cuatro individuos, todos miembros activos del grupo criminal, que se enfrentan a cargos relacionados con delitos continuados de estafa, intrusión informática y blanqueo de capitales, y operaban desde un locutorio en la ciudad de A Coruña.

El modus operandi de los ciberdelincuentes incluía diversas fases, desde la investigación y recolección de información hasta la suplantación de identidad, el engaño, la manipulación y finalmente la ejecución del fraude.

La técnica principal utilizada por este grupo era el 'Fraude del Ministerio del Interior Factura', en el que, mediante técnicas de intrusión informática, alteraban las cuentas bancarias destinatarias de las facturas. En el proceso de estafa, el grupo criminal empleaba 'mulas de dinero', individuos reclutados para recibir el dinero estafado en cuentas a su nombre, para luego transferirlo a otras cuentas y hacerlo efectivo en cajeros.

Posteriormente, el dinero en efectivo se transformaba nuevamente a digital a través de empresas remesadoras de dinero, facilitando así su envío a un país latinoamericano donde operaban los cabecillas de la organización criminal.

Las investigaciones, iniciadas a principios de año, fueron coordinadas entre distintos Juzgados y Unidades de la Guardia Civil, tras recibir denuncias de perjudicados en toda España e Italia, incluyendo entidades mercantiles, Administraciones Públicas y particulares.

En la reciente fase de la operación, se llevaron a cabo cuatro registros domiciliarios en A Coruña, resultando en la detención de cuatro personas. En los registros se incautó una cantidad significativa de evidencia, incluyendo documentación relacionada, tarjetas bancarias a nombre de terceros, tarjetas SIM de diferentes operadoras, ordenadores, teléfonos móviles, dispositivos de videograbaición, dispositivos de memoriaa, dinero en metálico y moneda extranjera, así como otras herramientas utilizadas en las estafas.

El valor total de las estafas asciende a más de 51.500 euros, afectando a víctimas en Garde (Navarra), Lliria (Valencia), Alicante y A Coruña, además de una empresa en Italia.