24h Galicia.

24h Galicia.

Rueda insta a su equipo a esforzarse al máximo para evitar que Galicia se convierta en una apuesta política de Sánchez el 18F: "No podemos permitirnos perderlo todo"

Rueda insta a su equipo a esforzarse al máximo para evitar que Galicia se convierta en una apuesta política de Sánchez el 18F:

Con 1.500 asistentes, se llevó a cabo un acto de llamado a la movilización en el que Alfonso Rueda ratificó que la política estatal tendría un peso importante en la campaña del 18 de febrero.

En el mitin, el líder del PP gallego instó a su partido a no confiarse ni conformarse, a pesar de las encuestas que le dan opciones de mantener la mayoría absoluta en Galicia. Advirtió que no hay nada ganado y que todo se puede perder, además de apelar a evitar que Galicia se convierta en un "trofeo en La Moncloa" y una sucursal del independentismo.

Rueda fue formalmente proclamado como candidato a la Xunta en presencia de unos 1.500 militantes y simpatizantes. Esta sería la primera vez que se presenta como candidato, y obtener al menos 38 escaños le permitiría al PPdeG sumar su quinta mayoría absoluta desde 2009. Sin embargo, la encuesta de Sondaxe muestra que podría obtener 39 actas, tres menos que en 2020, que podrían ir a parar al BNG, PSdeG y Sumar.

En el acto, Rueda estuvo rodeado de los principales dirigentes y todos los conselleiros del PP gallego, así como del portavoz del PP en el Congreso, Miguel Tellado, quien representó a la dirección estatal. Rueda afirmó que Feijóo estaría presente y sería una parte importante de la campaña gallega.

Además de prometer una campaña digna, Rueda hizo hincapié en la movilización durante la recta final antes de las elecciones, y también introdujo mensajes relacionados con la política nacional, lo que confirma la influencia que la política estatal tendrá en el tramo final hacia el 18 de febrero.

Rueda mencionó la aprobación de una ley de amnistía antes que la de presupuestos y defendió la "política de la confianza" frente a quienes se oponían a ella. También criticó al BNG y defendió una Galicia con personalidad propia y abierta frente al "nacionalismo enfurruñado".

Durante su intervención, Rueda agradeció a su equipo, su familia y sus conselleiros. También mencionó la situación generada por las bolas de plástico en las playas gallegas y destacó la labor de los responsables de Mar y Medio Ambiente en la resolución del problema.

Rueda reconoció que no tenía la ambición de liderar el PPdeG y presidir la Xunta, pero afirmó que quiere hacerlo bien y estar a la altura. Hizo un llamado a la implicación de todos, sin confianza ni conformismo, advirtiendo que no hay nada ganado y que se puede perder todo.

El dirigente popular destacó la importancia de estar a la altura del partido y llevar la enseña popular con orgullo. También mencionó a Albor, Fraga y Feijóo, resaltando la suma que representa Feijóo frente a otros restan. Rueda se comprometió a realizar una campaña digna, sin descalificaciones y sin hablar mal de Galicia y sus servicios públicos.

Rueda advirtió sobre la posibilidad de componendas y uniones posteriores a las elecciones si no se logra un apoyo mayoritario en las urnas. Aunque quería centrar la campaña en Galicia, hizo referencia a Madrid para criticar la "política del todo vale" y mencionó medidas y promesas del Gobierno central que considera negativas.

El dirigente popular también mencionó al BNG, diciendo que intenta vender lo invendible, y rechazó convertir a Galicia en una sucursal del independentismo. Enfatizó la estabilidad y el sentidiño frente al nacionalismo enfurruñado.

En su discurso, Rueda reivindicó medidas de su gobierno, como la gratuidad total de la educación infantil, y aseguró que quiere una Galicia amable que no sea patrimonio del nacionalismo ni de las izquierdas que se unirían si el PPdeG no logra la mayoría absoluta el 18 de febrero.