24h Galicia.

24h Galicia.

Multitudinaria protesta en Ourense contra el cierre de la mina de Penouta

Multitudinaria protesta en Ourense contra el cierre de la mina de Penouta

Unas 200 personas se han congregado en frente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) para protestar contra el cierre de la mina de Penouta en Viana do Bolo (Ourense). Entre los manifestantes se encuentran trabajadores, familias, representantes sindicales y empresariales, entre otros.

La concentración se llevó a cabo después de que el alto tribunal gallego paralizara temporalmente la actividad de la mina, que actualmente extrae coltán, un material utilizado en dispositivos móviles, tablets y pantallas.

La acción judicial fue promovida por el grupo Ecoloxistas en Acción, quienes luchan por el medio ambiente. Durante la protesta, los manifestantes portaban lemas como "Ecologistas verdes en la vida de las ciudades y negro el rural", haciendo referencia a la situación de los trabajadores afectados por la suspensión de la mina. Actualmente, 129 trabajadores se encuentran en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el 31 de diciembre.

El presidente del comité de empresa, Domingo Sousa Rodríguez, explicó que no pueden esperar indefinidamente por una resolución y que necesitan que la mina siga abierta. Durante la protesta, se hicieron sonar tambores y silbatos.

Los manifestantes portaban pancartas con lemas como "sin minería no hay vida", "TSXG, 130 familias esperan justicia" y "Minería sostenible, no somos el problema, somos la solución". También corearon consignas en apoyo a los trabajadores afectados. En un manifiesto, se reclamó un futuro para los afectados.

Juan Carlos López Corbacho, secretario general de la Federación de Industria de CCOO en Galicia, aseguró que la supervivencia de los trabajadores depende de esta industria y apoyó la reivindicación de los mismos.

Corbacho también enfatizó que el cierre de la mina afecta a toda una comarca y demandó que se proteja el desarrollo rural y la actividad económica en la zona. Afirmó que cuando se tiene un recurso que se puede explotar, el cierre de la mina implica la pérdida del único medio de vida que tienen los habitantes de la región. Además, señaló que se cumplen los requisitos ambientales y que se deben hacer mejoras.

Por su parte, la empresa Strategic Minerales argumenta que la paralización de la "sección C", donde actualmente se está trabajando, carece de fundamentos ya que ni siquiera se menciona la posibilidad de daño y tampoco se ha valorado el impacto económico del cierre de la mina. Además, la empresa defiende que el proyecto tiene una vigencia de 30 años, ampliable a 75 años, y que su cierre supondría un detrimento para el desarrollo rural y la España vaciada. También aseguran que por cada empleo directo de la mina se generan otros tres empleos indirectos.