24h Galicia.

24h Galicia.

Más de 100,000 hogares gallegos podrían quedarse sin conexión por el cierre de la red de cobre de Telefónica.

Más de 100,000 hogares gallegos podrían quedarse sin conexión por el cierre de la red de cobre de Telefónica.

La modernización de las redes de telecomunicación en España está provocando el cierre de las centrales de cobre de Telefónica, lo que dejará a muchos hogares gallegos sin servicio de línea fija y ADSL. Esta transición, que se llevará a cabo en los próximos meses, dará paso a la fibra óptica, que aún no llega a todas partes y en algunos puntos la conexión por radio es la única alternativa.

El proceso de cierre paulatino de las centrales de cobre comenzó en 2014 y se espera que se complete en mayo de 2025. En Galicia, más de 100.000 familias se verán afectadas por esta migración a la fibra óptica, según datos de la CNMC y el INE.

Telefónica ha establecido el 19 de abril, coincidiendo con su centenario, como fecha límite para la migración de sus clientes minoristas de cobre. La compañía busca lograr una "cobertura total" del territorio a través de la fibra óptica, que ofrece mejores prestaciones y reduce el impacto ambiental.

El despliegue de la fibra óptica en Galicia está siendo financiado a través del programa UNICO-Banda Ancha del Estado con fondos europeos. Aunque la fibra óptica se presenta como la opción más avanzada, en muchos núcleos rurales la conexión por radio sigue siendo la mejor alternativa debido a la falta de cobertura.

Operadores como 'Adamo' y 'Rede Aberta' han intensificado sus esfuerzos para llevar la fibra óptica a zonas rurales de Galicia. Sin embargo, aún existen desafíos en la conectividad de algunos municipios debido a la dispersión territorial y otros factores geográficos.

En localidades como Penarrubia y Vilasante, se han implementado conexiones por radio enlace WiFi que permiten una rápida transferencia de información entre diferentes puntos. Estas soluciones son especialmente útiles en zonas donde es difícil desplegar otras tecnologías.

A pesar de los retos que supone la migración a la fibra óptica, en municipios como Outeiro de Rei ya se ha logrado una cobertura completa. El despliegue de la fibra óptica en esta localidad ha sido clave para garantizar el acceso a internet de calidad a sus habitantes, incluidos los más vulnerables.