24h Galicia.

24h Galicia.

Margallo critica el optimismo de Sánchez sobre la economía española y alerta sobre graves problemas.

Margallo critica el optimismo de Sánchez sobre la economía española y alerta sobre graves problemas.

En la ciudad de Vigo, el exministro de Exteriores y eurodiputado del Partido Popular, José Manuel García-Margallo, ha lanzado duras críticas a la economía española, señalando que esta presenta problemas estructurales graves. Estas palabras surgen como respuesta a los comentarios del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien comparó la situación económica de España con la popular cantante Taylor Swift.

Antes de participar en el evento Diálogos para el Desarrollo en Vigo, que también contó con la presencia de la expresidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, García-Margallo destacó que España sigue liderando las cifras de desempleo en la Unión Europea, especialmente entre los jóvenes con un 28%. Además, lamentó el bajo crecimiento de la productividad en la última década, situado en un escaso 0,3% según sus datos.

El eurodiputado advirtió sobre la vuelta en 2025 de las reglas fiscales que limitan el gasto de los estados a sus ingresos, comparándolo con la necesidad de pactos fiscales como los Pactos de la Moncloa. Sin embargo, expresó su escepticismo sobre la posibilidad de que estos acuerdos se logren, lo que mantendría a España en una situación complicada.

García-Margallo destacó que el índice de malestar social en España, calculado a partir de la inflación y el desempleo, es el más alto de la Unión Europea y ha aumentado un 44% durante el periodo del actual Gobierno. En este sentido, criticó las declaraciones del presidente Sánchez, señalando que estos datos objetivos no sustentan su comparación poética con Taylor Swift.

En su análisis, García-Margallo abordó el contexto mundial y europeo, caracterizado por un cambio profundo y la emergencia de actores como China e India, que representan el 30% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial. Ante esta nueva realidad, el eurodiputado instó a la Unión Europea a centrarse en aumentar su competitividad y a mejorar la ejecución de políticas frente a la competencia internacional.

Para García-Margallo, la situación de Europa es compleja y requiere una revisión de las normas de competencia, especialmente en el caso de las grandes empresas tecnológicas mundiales, donde la fragmentación de la sociedad para evitar la concentración de poder económico no ha surtido efecto. Por ello, considera necesario adaptar las normas actuales a esta nueva realidad económica y tecnológica.