24h Galicia.

24h Galicia.

Magistrado en A Coruña ordena decomiso de 31.000 euros de investigado por narcotráfico fugado

Magistrado en A Coruña ordena decomiso de 31.000 euros de investigado por narcotráfico fugado

El juez ha aplicado el decomiso autónomo y ha rechazado devolver el dinero, procedente de la actividad ilícita

A CORUÑA, 11 Jun.

El magistrado del juzgado de lo Penal 3 de A Coruña ha emitido una sentencia en la que determina el decomiso de casi 31.000 euros incautados en 2014 a un individuo investigado por narcotráfico, pero que no fue condenado al encontrarse en rebeldía procesal, debido a que se fugó para evitar el juicio y estuvo en paradero desconocido hasta que el delito prescribió.

Esta resolución, innovadora en el partido judicial coruñés, aplica el procedimiento del decomiso autónomo, que se activa cuando, a pesar de haber un caso penal que ameritaría el decomiso de bienes, no se ha dictado una sentencia condenatoria debido a la fuga o enfermedad del responsable penal.

Por lo tanto, se procede a la confiscación de los bienes "provenientes de la actividad delictiva", incluso si la persona no puede ser juzgada o condenada por haber fallecido, estar en rebeldía o incapacitado. Además, al aplicar el decomiso autónomo, la actuación no está vinculada a la prescripción del delito.

Asimismo, el juez ha rechazado la devolución del dinero incautado y ha ordenado su asignación definitiva al Estado para su inclusión en el fondo de bienes decomisados por tráfico ilícito de drogas y otros delitos relacionados.

"La única razón por la que el acusado no fue condenado es debido a su rebeldía procesal y posterior prescripción del delito, pero no por falta de pruebas que lo implicaban en la operación y organización", enfatiza.

El juez también destaca que "el único efecto del paso del tiempo es la extinción de la responsabilidad penal". "El propio acusado lo sabe bien, ya que estuvo en rebeldía y evitó enfrentarse a la justicia hasta que transcurrieron los cinco años que evitarían su condena", subraya el magistrado, que insiste en que la ley "permite la exención de responsabilidad penal junto con el decomiso".

Además, señala que "no parece en absoluto que el acusado sea ajeno al mundo de las drogas", y recuerda que en su residencia se encontró "una gran cantidad de dinero en efectivo, hachís, una balanza de precisión y nada menos que 41 teléfonos móviles, elementos y sustancias cuya relación con la mecánica y la hostelería es bastante remota, pero no con el tráfico ilícito de drogas, actividad por la que individuos de su entorno cercano fueron condenados después de una operación en la que se incautaron 57.586 gramos de hachís escondidos en escondites que, al venderse al por menor, alcanzarían un valor de 316.704,65 euros".

En la sentencia, el juez afirma que no tiene dudas "de que los 30.980 euros provenían de la actividad ilícita de tráfico de drogas llevada a cabo por el acusado (no necesariamente de la operación específica a la que se refiere la sentencia), como se desprende de la evidencia presentada". La sentencia no es definitiva, y se puede apelar ante la Audiencia Provincial de A Coruña.