Los partidos conservador y socialista se niegan a apoyar la cuestión de confianza propuesta por Lores en una sesión plenaria marcada por la tensión.

Los partidos conservador y socialista se niegan a apoyar la cuestión de confianza propuesta por Lores en una sesión plenaria marcada por la tensión.

Populares y socialistas tienen ahora un mes para presentar una moción de censura que los segundos ya descartan

Pontevedra, 8 de enero.

En una tensa sesión plenaria celebrada en el Teatro Principal de Pontevedra, el regidor de Pontevedra, Miguel Ánxo Fernández Lores del Bloque Nacionalista Galego (BNG), presentó una cuestión de confianza relacionada con la aprobación de los Presupuestos para 2024 y el cuadro de personal. Sin embargo, los ediles del Partido Popular (PP) y del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) votaron en contra, rechazando la propuesta. Esta votación abre la puerta para una posible moción de censura por parte de la oposición compuesta por once concejales del PP y cinco del PSOE, aunque el portavoz socialista ha declarado que esa opción no está en la mesa.

La sesión plenaria comenzó con la toma de posesión de Alberto Oubiña, concejal del BNG que sustituye a Carme da Silva en la corporación municipal y en el gobierno local después de la renuncia de esta última como senadora del Bloque. Durante su intervención, Miguel Anxo Fernández Lores destacó que en los 24 años que lleva como alcalde, esta era la primera vez que recurría a una cuestión de confianza. Según Lores, existen circunstancias excepcionales que justifican la necesidad de aprobar los presupuestos municipales lo antes posible. Estas circunstancias incluyen la necesidad de no prorrogar los presupuestos dos años seguidos, la alta inflación de los últimos años que ha llevado a aumentos en los gastos corrientes y de personal, y los plazos para la ejecución de los fondos europeos.

El alcalde ha expresado su arrepentimiento por haber demorado las negociaciones de los presupuestos y ha enfatizado la importancia urgente de su aprobación. Ha pedido encarecidamente al PP y al PSOE que lo tengan en cuenta o que presenten una alternativa de gobierno. Durante su discurso, el alcalde fue interrumpido en varias ocasiones por el público asistente, al que Lores pidió respeto.

El portavoz socialista, Iván Puentes, inició su intervención mostrando lástima por lo que consideró una serie de mentiras y medias verdades por parte del alcalde. Puentes calificó esta cuestión de confianza como una anomalía democrática y un acto de irresponsabilidad política. Aseguró que le da pena ver cómo terminan los 24 años de alcaldía de Lores. Puentes acusó al alcalde de imponerse y atacar a aquellos que piensan diferente y de no estar dispuesto a hablar, dialogar y acordar. Sin embargo, reiteró la necesidad de negociar y afirmó que los socialistas no buscan cargos, sino un programa. Finalmente, aseguró que Lores seguirá siendo alcalde de Pontevedra.

Por su parte, el portavoz del PP, Rafa Domínguez, reprochó al PSOE haber apoyado la investidura de Miguel Anxo Fernández Lores como alcalde y luego criticarle. Domínguez acusó al portavoz socialista de anteponer los intereses de su partido y su ambición política por encima de los intereses de los ciudadanos. Consideró que esta situación anómala de Pontevedra se puede extrapolar a Galicia. El portavoz del PP concluyó que el alcalde está perdiendo toda su credibilidad.

La portavoz del BNG, Eva Vilaverde, censuró a la oposición por anteponer sus intereses personales a los de Pontevedra. Destacó que el alcalde, en lugar de aferrarse al cargo y al sillón, está dispuesto a ofrecer su puesto a cambio de la aprobación de los presupuestos. Instó al PP y al PSOE a no ser cobardes y presentar su alternativa de gobierno. Vilaverde señaló que es fácil para populares y socialistas ponerse de acuerdo para hacerle la pinza a Lores, mientras que el alcalde se presenta al pleno con valentía y dispuesto a dialogar. Concluyó diciendo que el alcalde seguirá siendo el alcalde de Pontevedra.

Finalmente, el secretario del pleno procedió a la votación nominal, siendo el alcalde el último en votar. El resultado fue de once votos en contra por parte del PP, cinco abstenciones del PSOE y nueve votos a favor del BNG. Tras la votación, Lores levantó la sesión y declaró: "Si hay moción de censura, que le vaya bonito al nuevo alcalde o alcaldesa".

Tags

Categoría

Galicia