24h Galicia.

24h Galicia.

La Xunta prohíbe vertidos en mina de San Finx por exceso de metales.

La Xunta prohíbe vertidos en mina de San Finx por exceso de metales.

En el municipio coruñés de Lousame, Augas de Galicia ha descubierto la presencia de níquel, cadmio, cobre y zinc por encima de los límites permitidos en el agua, lo que ha llevado a la revocación de la autorización de vertido de aguas residuales industriales de la mina de San Finx. Esta noticia ha generado gran preocupación en la región y ha puesto de manifiesto la importancia de velar por la protección del medio ambiente.

La autorización de vertido otorgada en febrero de 2023 a Tungsten San Finx para verter aguas residuales industriales depuradas en el río Pesqueira o arroyo de Rabaceiros fue revocada tras constatar que la empresa no cumplió con los plazos establecidos para la finalización de las obras correspondientes a los sistemas de tratamiento y evacuación de aguas residuales. Esta situación ha generado un fuerte debate en la comunidad y ha puesto en evidencia la importancia de garantizar el cumplimiento de las normativas ambientales.

Tras una inspección llevada a cabo en agosto de 2023, se detectaron deficiencias en la gestión de las aguas residuales generadas en las instalaciones de la mina de San Finx. Estas irregularidades llevaron a la empresa a ser requerida para ajustarse a las condiciones establecidas en la autorización de vertido. Sin embargo, en una nueva inspección realizada en octubre del mismo año, se constató que las instalaciones de depuración seguían sin estar ejecutadas en su totalidad, lo que provocó un vertido con concentraciones superiores a los límites autorizados de metales como el níquel, cadmio, cobre y zinc.

La Xunta ha señalado que la revocación de la autorización de vertido se debe al incumplimiento reiterado por parte de la empresa, que incluso no ha iniciado las obras varios meses después de vencer el plazo establecido. Esta situación ha generado un clima de preocupación en la comunidad y ha impulsado la necesidad de tomar medidas concretas para proteger el medio ambiente y evitar la contaminación de las aguas.

Desde Ecoloxistas en Acción, se ha celebrado la revocación de la autorización de vertido, destacando que esta decisión frenará el vertido de casi 1.000 millones de litros de aguas residuales al año. No obstante, han advertido que esto no pone fin al conflicto y han exigido medidas adicionales para garantizar la restauración y evitar posibles fugas de la empresa. Se ha urgido a tomar medidas concretas para detener la contaminación y proteger el entorno natural de la región.