24h Galicia.

24h Galicia.

La primera Ofrenda con protección especial BIC en Lugo une a las siete capitales del Antiguo Reino de Galicia en un gesto de fraternidad.

La primera Ofrenda con protección especial BIC en Lugo une a las siete capitales del Antiguo Reino de Galicia en un gesto de fraternidad.

El alcalde de Mondoñedo, Manuel Ángel Otero, ha hecho un llamado a favor del diálogo y la paz en un momento marcado por numerosos conflictos bélicos y sociales.

LUGO, 9 Jun.

La Catedral de Lugo ha sido escenario de la celebración de la Ofrenda al Antiguo Reino de Galicia, con la participación de representantes de las siete capitales de las provincias históricas. Por primera vez, esta celebración ha recibido la protección como bien de interés cultural (BIC), después de que se anunciara el inicio del proceso para obtener esta distinción en el Diario Oficial de Galicia (DOG) el pasado viernes.

A Coruña, Betanzos, Mondoñedo, Ourense, Santiago de Compostela, Tui y Lugo se han unido en un gesto de fraternidad, según destacó la alcaldesa de Lugo, Paula Alvarellos. Esta conmemoración, con más de 350 años de historia, trasciende lo religioso.

Además de la alcaldesa, en la ceremonia han participado el conselleiro de Cultura, Lingua e Xuventude, José López Campos, y el presidente de la Diputación de Lugo, José Tomé, entre otros representantes públicos, fuerzas de seguridad y sociedad civil.

El alcalde de Mondoñedo, Manuel Ángel Otero, ha sido el encargado de llevar a cabo la Ofrenda, en la que también ha tenido un papel destacado el obispo de Mondoñedo-Ferrol, Fernando García Cadiñanos.

Según el conselleiro, esta tradición cuenta con la máxima protección al ser reconocida como BIC de patrimonio inmaterial. Aunque el proceso aún esté en marcha, esta distinción ya brinda protección a la celebración.

En este sentido, el responsable de Cultura de la Xunta resaltó que se trata de una manifestación relevante en la comunidad, única en reflejar la unión del pueblo gallego, según López Campos.

La alcaldesa de Lugo agradeció la colaboración de las seis antiguas capitales para hacer de la Ofrenda al Santísimo Sacramento, que se celebra en Lugo desde 1669, una parte relevante e inseparable de la historia de Galicia.

Alvarellos celebró el reconocimiento de la Ofrenda como BIC, destacando que servirá para proteger este patrimonio inmaterial y para fortalecer el objetivo del gobierno local de consolidar a Lugo como un referente turístico.

El alcalde de Mondoñedo, Manuel Ángel Otero, en su rol de responsabilidad en la Ofrenda, abogó por la cohesión social, el diálogo como motor y la paz como objetivo en un contexto de muchos conflictos bélicos y sociales.

Tras la recepción en el Ayuntamiento de Lugo, las autoridades de Lugo y Mondoñedo, junto con el resto de figuras públicas, se dirigieron a la Catedral para la misa solemne y la Ofrenda. Finalmente, se llevó a cabo una procesión en la Praza Maior, culminando nuevamente en la Basílica.

El presidente de la Diputación destacó el valor histórico y religioso de esta ceremonia, que se celebra siempre el domingo posterior al Corpus Christi, surgiendo como un voto ante las dificultades económicas que enfrentaba la Catedral de Lugo hace más de tres siglos para mantener la iluminación del altar mayor.