24h Galicia.

24h Galicia.

La llegada masiva de plásticos a las costas gallegas causa grave preocupación en ecologistas

La llegada masiva de plásticos a las costas gallegas causa grave preocupación en ecologistas

Ecologistas alertan de un daño al parque natural de Corrubedo que "va a durar años" y del riesgo para aves amenazadas como el chorlitejo patinegro.

En Santiago de Compostela, Greenpeace Galicia ha constatado que los arenales del parque natural de Corrubedo están cubiertos de millones de pellets de plástico, lo cual supone una afección "terrible" al ecosistema que tendrá consecuencias a largo plazo. Urgen a la Xunta y al Gobierno central a que tomen medidas ante esta situación, ya que el desastre es importante en las Rías Baixas.

Estos microplásticos han estado apareciendo en varias playas de Arousa, O Barbanza y de las rías de Muros y Noia desde el pasado 13 de diciembre. Según la Xunta, todo empezó el 8 de diciembre cuando el mercante 'Tocano' perdió varios contenedores que contenían bolsas de pellets de plástico, con el nombre de una empresa con sede en Polonia.

La Asociación Noia Limpa ha identificado diferentes puntos de la costa donde han aparecido estos plásticos diminutos, desde A Illa de Arousa hasta Carnota. Aunque han recibido muchos ofrecimientos de voluntarios para limpiar las playas, todavía no han iniciado las acciones debido a que continúan llegando sacos de plástico.

La ONG SEO/BirdLife ha advertido que estos microplásticos pueden afectar a las aves marinas, especialmente al chorlitejo patinegro, una especie catalogada como vulnerable en el catálogo gallego de especies amenazadas. Por lo tanto, exigen a las autoridades que retiren los pellets de las costas y que se realice una investigación para determinar el impacto ambiental y las causas del accidente.

El parque natural de Corrubedo es especialmente importante para estas aves, ya que alberga la mayor población reproductora de chorlitejo patinegro en Galicia. Según la ONG, la zona más afectada y que parece estar fuera de control es la de Porto do Son, Barbanza, Noia y Muros.

El alcalde de Ribeira, Luís Pérez Barral, ha informado de que el desastre ambiental es grave debido a la forma y al pequeño tamaño de los pellets. Ha desplegado inmediatamente al Grupo Municipal de Emergencias y al personal de limpieza, pero solicita la acción de la Xunta y del Estado para solucionar este problema.