24h Galicia.

24h Galicia.

La empresa Einsa Print, con un ERE que afecta a 155 empleados en As Pontes, recibió una cuantiosa ayuda de dos millones por parte de la Xunta.

La empresa Einsa Print, con un ERE que afecta a 155 empleados en As Pontes, recibió una cuantiosa ayuda de dos millones por parte de la Xunta.

El Gobierno gallego ha anunciado que el proceso de desmantelamiento de la central térmica de As Pontes comenzará en un plazo estimado de "tres o cuatro meses".

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 de noviembre.

La empresa Einsa Print, ubicada en el municipio de As Pontes (A Coruña) y que se encuentra en un proceso de despido colectivo de 155 trabajadores, recibió dos millones de euros en ayudas por parte del Instituto Galego de Promoción Económica (IGAPE).

Esta información ha sido comunicada por la directora xeral de Relacións Laborais, Elena Mancha, en respuesta a una pregunta planteada por el BNG en la Comisión de Industria. Mancha ha afirmado que estos créditos de dos millones de euros "han sido devueltos" y que no existe ninguna deuda pendiente con la Xunta.

No obstante, la directora xeral ha destacado que estas ayudas a Einsa Print son de "hace muchísimo tiempo", ya que la última resolución data de 2010 y las últimas subvenciones solicitadas por la empresa no fueron concedidas debido a que no cumplían con los requisitos establecidos.

Asimismo, Mancha ha explicado que estas ayudas, otorgadas a la empresa de artes gráficas, estaban condicionadas al mantenimiento del empleo, sin embargo, dicho plazo "ha finalizado". "En principio, la empresa ha cumplido con el dinero público que recibió", aseguró Mancha.

El diputado Ramón Fernández Alfonzo (BNG) ha denunciado que la Xunta es "corresponsable por omisión" en el despido de estos trabajadores de Einsa Print. Además, ha instado al Gobierno gallego a "hacer todo lo posible para paralizar el despido colectivo" y propone la negociación de un ERTE temporal hasta que se encuentren nuevas oportunidades laborales para los empleados.

Fernández Alfonzo también critica la falta de un plan industrial para As Pontes cuatro años después del anuncio del cierre de la central térmica. Además, denuncia que la Xunta destina un presupuesto de "cero euros" a este municipio para el año 2024.

En respuesta a estas críticas, Elena Mancha ha dejado en claro que la normativa actual no contempla la posibilidad de paralizar un despido colectivo, a menos que haya mala fe por parte de la empresa. "No podemos hacer nada al respecto debido a que la ley lo prohíbe", subrayó Mancha, añadiendo que la empresa podría solicitar "responsabilidad penal, administrativa o patrimonial" en caso de intervenir en el proceso de despido.

La directora xeral de Relacións Laborais también ha mencionado una reunión mantenida con Endesa, en la cual se abordó el plan de desmantelamiento de la central de As Pontes, que está previsto que comience en "tres o cuatro meses".

Elena Mancha lamenta que la transición no haya sido "demasiado justa", ya que no se prevé un apoyo adicional del Estado durante el periodo en el que los trabajadores deberán estar en desempleo hasta que comience el desmantelamiento.

En este sentido, señala que en un caso similar en Portugal, los trabajadores reciben becas mientras se forman y no pueden trabajar, lo cual contrasta con lo que sucede en As Pontes.

Elena Mancha reflexiona sobre la posibilidad de que el desmantelamiento de la central térmica pueda suponer la creación de más puestos de trabajo que una actividad industrial normal.