24h Galicia.

24h Galicia.

La cifra de locales comerciales desocupados en Galicia supera los 7.000 y sigue en aumento.

La cifra de locales comerciales desocupados en Galicia supera los 7.000 y sigue en aumento.

Fegein alerta sobre el preocupante ritmo de subida de los locales comerciales vacíos en Galicia, que ha alcanzado casi el 9%, superando incluso los peores años de la crisis económica. Esta situación supone un incremento considerable en comparación con el año anterior.

Según el informe de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), a cierre de 2023, Galicia cuenta con 7.045 locales comerciales vacíos. Las provincias más afectadas por esta problemática son Ourense, A Coruña, Pontevedra y Lugo, que presentan un alto número de espacios sin ocupar.

En la última década, los locales en alquiler han experimentado un aumento del 35%, lo cual evidencia una situación preocupante en el sector inmobiliario de Galicia.

Las siete ciudades gallegas también se ven afectadas por esta tendencia, destacando Ourense, Vigo, A Coruña, Santiago, Pontevedra, Ferrol y Lugo. La situación es especialmente crítica en las calles más céntricas, donde las grandes marcas y franquicias ocupan la mayoría de los locales, desplazando así al comercio local tradicional a las zonas semicéntricas o periféricas debido a los altos costes de los alquileres en las ubicaciones más privilegiadas.

Fegein atribuye esta problemática a diversos factores, entre ellos la falta de relevo generacional, la elevada presión fiscal, la inflación, la escasez de empleados cualificados y los costos laborales. Además, destaca el crecimiento de ceses de actividades económicas en pymes y cierre de negocios con una larga trayectoria de más de 25 años.

Ante este escenario, la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias respalda la propuesta de cambiar la normativa de habitabilidad en Galicia para permitir que los locales comerciales desocupados se conviertan en viviendas en determinadas circunstancias. Según Fegein, esta medida contribuiría a aliviar el problema de la falta de oferta de viviendas en alquiler. Sin embargo, critica que los ayuntamientos no están regulando eficientemente esta transformación, ya que la concesión de licencias urbanísticas está sujeta a plazos excesivamente largos, superiores a los 12 meses, lo cual resulta inasumible e injustificable.