Furiosos vientos de más de 100 km/h azotan sin causar daños notables en el norte de Galicia durante la madrugada.

Furiosos vientos de más de 100 km/h azotan sin causar daños notables en el norte de Galicia durante la madrugada.

Tras diez días de intenso calor, finalmente la Comunidad se ve afectada por la ausencia de un anticiclón, lo que permite la llegada de borrascas que traen consigo días de contrastes.

En el norte de Galicia, durante la madrugada, se han registrado vientos superiores a los 100 km/h, principalmente en la costa, así como una gran cantidad de lluvias en diversos municipios de la provincia de A Coruña. Afortunadamente, no se han reportado incidentes en las primeras horas del día.

Hoy ha estado vigente una alerta amarilla desde la medianoche hasta las 9:00 de la mañana debido a fuertes vientos en el mar, con una intensidad de fuerza 7 en la Costa da Morte. Las ráfagas más fuertes se han alcanzado en Penedo do Galo, en Viveiro (Lugo), con una velocidad de 117.8 km/h a las 9:30 de la mañana. Diez minutos más tarde, los medidores de Meteogalicia en O Xistral, Muras (Lugo), registraron vientos de 115.5 km/h.

En la zona noroeste de A Coruña también se han registrado vientos superiores a los 100 km/h. La estación de Río do Sol, en Coristanco, marcó 103.9 km/h a las 8:40 de la mañana; la de Muralla, en Lousame, registró 102 km/h a las 8:20; y la de Punta Candieira, en Cedeira, alcanzó los 100.4 km/h a las 4:30 de la madrugada.

Mientras tanto, Meteogalicia ha emitido una alerta amarilla por lluvias abundantes en las provincias de A Coruña y Pontevedra, que se mantendrá activa durante todo el día. Las precipitaciones han afectado principalmente a los municipios de Vimianzo y Zas, donde han caído más de 32 litros por metro cuadrado; así como a Santa Comba y Val do Dubra, con más de 26 litros.

A pesar de estas condiciones meteorológicas adversas, no se han reportado incidentes importantes debido al temporal, según informan fuentes de servicios de emergencia. Aunque se han registrado carreteras secundarias inundadas y caída de ramas, árboles y señales, no se han producido sucesos de gran relevancia.

Esta inestabilidad atmosférica se debe a la ausencia del anticiclón de bloqueo que ha estado presente durante los últimos diez días, impidiendo el paso de los frentes. Por esta razón, Galicia, al igual que el resto de España, ha experimentado días soleados y calurosos a pesar de encontrarnos en pleno mes de octubre.

El meteorólogo Carlos Otero, de Meteogalicia, explica que este periodo prolongado de tiempo seco ha llegado a su fin debido al desplazamiento del anticiclón hacia el norte, lo que ha permitido que las borrascas se aproximen a la península y se espera que los frentes continúen llegando consecutivamente.

El frente de este viernes trae consigo una gran cantidad de humedad e inestabilidad en el cielo, pero se mezcla con aire cálido de los días anteriores. Por esta razón, aunque las lluvias impactan de manera más intensa en la provincia de A Coruña en las primeras horas, disminuirán a lo largo del día. La buena noticia es que alcanzarán a toda la Comunidad.

En cuanto a las temperaturas, este viernes han descendido las mínimas debido al frente, pero en general las máximas siguen siendo altas. Las ciudades de Ferrol y Santiago podrán descender hasta los 15 grados como máximo, mientras que las temperaturas más altas se registrarán en A Coruña y Ourense, alcanzando los 24 grados.

Para el sábado, Otero pronostica la llegada de un anticiclón que aportará estabilidad de forma transitoria. Sin embargo, si se desplaza hacia el norte, Galicia podría verse nuevamente afectada por las borrascas, en caso de que se formen.

En resumen, en un futuro cercano, se espera que Galicia experimente días alternos de sequía y días lluviosos e inestables. Como señala Otero, estos contrastes no son extraños en esta época del año.

Categoría

Galicia