24h Galicia.

24h Galicia.

Fiscalía pide "límites" para proteger los derechos de los vecinos frente al ruido de la Navidad en Vigo

Fiscalía pide

El Ayuntamiento de Vigo ha sido cuestionado por la Fiscalía debido a las medidas ineficaces adoptadas para minimizar los problemas causados por el ruido generado por las atracciones y actividades navideñas. En respuesta a un recurso presentado por una vecina, la Fiscalía ha solicitado que se revoque la sentencia de primera instancia y se reconozca la violación de los derechos fundamentales de los residentes.

En junio pasado, el juzgado de lo Contencioso Administrativo 1 de Vigo desestimó la demanda de la vecina argumentando que no se pudo demostrar una exposición continua a los ruidos y que el Ayuntamiento había tomado medidas adecuadas para mitigar las molestias. Sin embargo, la demandante apeló la decisión y ahora la Fiscalía se ha sumado a su recurso, respaldando sus argumentos.

La Fiscalía señala que la exposición continua a los ruidos está respaldada por el hecho de que las actividades navideñas se llevaron a cabo desde noviembre de 2022 hasta enero de 2023, lo que no se puede considerar como una celebración puntual. Además, ha destacado que las medidas adoptadas por el Ayuntamiento para reducir las molestias no fueron efectivas, lo que demuestra una falta de vigilancia y control adecuados.

En este contexto, la Fiscalía considera que se han vulnerado los derechos fundamentales a la intimidad y a la inviolabilidad del domicilio. Si bien reconoce la importancia de las fiestas navideñas, afirma que el derecho al descanso y a disfrutar del hogar deben prevalecer sobre el derecho al ocio y a las celebraciones. De esta manera, se subraya la necesidad de establecer límites para evitar perjudicar a terceros y se argumenta que la contaminación acústica generada por estas actividades no puede ser justificada por su temporalidad ni por su relación con otros festejos populares.

La Fiscalía enfatiza que su objetivo no es acabar con las fiestas, sino garantizar que se causen las menores molestias posibles a los residentes. Enfatiza que el interés público no debe prevalecer sobre el interés particular y que las actividades festivas pueden llevarse a cabo sin afectar negativamente a los vecinos, más allá de las molestias inevitables en las relaciones de vecindad.