24h Galicia.

24h Galicia.

Entes instrumentales de la Xunta aumentan su gasto un 6% en 2022, llegando a 2.262 millones.

Entes instrumentales de la Xunta aumentan su gasto un 6% en 2022, llegando a 2.262 millones.

Una docena de entidades públicas dependientes en Galicia no rinden cuentas, según advirtió Contas.

El presupuesto de los entes instrumentales de la Xunta ha experimentado un notable incremento en 2022, alcanzando los 2.261,8 millones de euros, lo que representa un aumento de 131 millones con respecto al año anterior y de más de 500 millones en comparación con 2020.

El informe económico-financiero publicado por el Consello de Contas revela que estos entes, conocidos coloquialmente como 'chiringuitos', disponían del 17% del presupuesto autonómico en 2022.

A pesar de una disminución en el número de entidades desde 2011, el volumen de fondos movilizados, particularmente a través de transferencias y subvenciones, ha aumentado debido a la generalización del modelo de agencia.

A pesar de los presupuestos iniciales, solo se gestionaron 1.757 millones de euros en 2022, y el número de entidades públicas en Galicia llegó a 115 al final de ese año.

Se destaca la alta dependencia financiera de la Xunta en estas entidades, cuestionando el carácter empresarial de sus actividades debido a la falta de generación de ingresos propios, especialmente en el caso de las fundaciones públicas.

Contas también ha publicado el informe de la Conta Xeral de 2022, instando a la Xunta a supervisar las entidades dependientes para garantizar su subsistencia y sostenibilidad financiera, e incluyendo propuestas de mantenimiento, transformación o extinción de estas entidades.

Por otro lado, se menciona que una docena de entidades no rindió cuentas, entre ellas Electro Manzaneda SL; Trevinca Estación Invernal SA; Consorcio Centro Oncolóxico de Galicia; entre otras.

En un informe paralelo, se indica que entidades como Sotavento, Meisa e Impulsa Galicia no están sujetas a supervisión o control, por lo que se hace un llamado a rendir cuentas a estas entidades.

Se observa también un incumplimiento de la Lofaxga en la obligación de establecer un registro de entidades dependientes y depositar las cuentas anuales para su remisión al Consello de Contas, lo que dificulta la correcta delimitación de las entidades del sector público autonómico.