24h Galicia.

24h Galicia.

El BNG denuncia luchas internas y cambios regresivos en la estructura de la Xunta.

El BNG denuncia luchas internas y cambios regresivos en la estructura de la Xunta.

En Santiago de Compostela, el viceportavoz segundo del Grupo Parlamentario del BNG, Luís Bará, ha analizado detenidamente la nueva estructura de la Xunta dirigida por Alfonso Rueda. Bará ha identificado varias 'claves' que incluyen conflictos internos, cambios regresivos, devaluación en áreas estratégicas y presión de lobbies externos, así como modificaciones en la Presidencia de la Xunta que, según él, merecen una atención especial debido a su impacto político significativo.

En relación a los conflictos internos, Bará ha destacado la 'degradación' de Diego Calvo, quien ha perdido competencias como la vicepresidencia primera, lo que simbólicamente representa un cambio importante a pesar de haber asumido temporalmente la presidencia durante la ausencia de Rueda en Argentina.

Asimismo, ha señalado que las presiones territoriales de Lugo han resultado en cambios en el área de Medio Rural, priorizando a la provincia lucense en detrimento de Ourense o Vigo, lo que considera una decisión desfavorable.

Bará también ha criticado la destitución de la cúpula de sanidad debido a lo que considera un fracaso en la asistencia sanitaria, sugiriendo que se necesitan cambios en las políticas actuales para mejorar la situación.

En cuanto a las 'devaluaciones' y 'regresiones', Bará ha mencionado la pérdida de peso político en Igualdad al convertirse en una dirección xeral, así como la desaparición de la ordenación del territorio, lo que sospecha que podría beneficiar a proyectos depredadores.

En otro orden de ideas, ha criticado la rápida eliminación de la Axencia Galega da Industria Forestal (XERA), que atribuye a presiones de determinados lobbies y que relaciona con el fin de la moratoria del eucalipto en 2025.

Además, ha censurado la creación de dos direcciones xerais que considera redundantes, así como el nombramiento de Paula Uría en una de ellas, lo que califica como poner al lobo a cuidar de las ovejas y va en contra de la supuesta desburocratización.

Finalmente, Bará ha expresado su preocupación por la creación de un órgano de coordinación de asuntos económicos en Presidencia, indicando que genera desconfianza y sugiere confrontación institucional en el departamento de asuntos constitucionales.

En resumen, Bará ha descrito el gobierno actual como dividido, con conflictos internos, regresivo en igualdad y ordenación del territorio, influenciado por lobbies externos y como un gobierno que resulta costoso debido al incremento de consellerías y órganos.