El Ayuntamiento de Vigo avanza en el desalojo urgente de los edificios en la calle Fisterra por peligro de cortocircuitos.

El Ayuntamiento de Vigo avanza en el desalojo urgente de los edificios en la calle Fisterra por peligro de cortocircuitos.

El Ayuntamiento de Vigo ha solicitado al juzgado de lo Contencioso Administrativo la autorización para desalojar de manera forzosa los edificios ubicados en la calle Fisterra, números 11 y 13, después de que tanto el propietario como algunos residentes hicieran caso omiso a los requerimientos realizados.

Estos dos inmuebles llevan tiempo siendo objeto de atención por parte del ayuntamiento debido a las deficiencias en el suministro eléctrico y otros problemas relacionados con la habitabilidad. De hecho, el propietario, que cuenta con dos sociedades, ya había sido requerido en varias ocasiones para que llevara a cabo mejoras, y se le impuso una sanción debido a su inacción.

El pasado 10 de octubre, una persona particular denunció las malas condiciones de los edificios, que funcionaban como una pensión sin licencia, alquilando habitaciones y generando quejas por parte de los residentes debido a la falta de servicios, presencia de cucarachas, grietas, moho y otros problemas.

El 19 de octubre, el Ayuntamiento ordenó el desalojo de los inmuebles y el corte de suministro eléctrico tras recibir un informe del arquitecto municipal que alertaba sobre el "riesgo real de fallo en la instalación eléctrica con resultados impredecibles". Para llevar a cabo el desalojo, la Policía Local y técnicos municipales se desplazaron al lugar e informaron a los residentes sobre las posibilidades de realojo.

Aunque el Ayuntamiento ha logrado realojar a una docena de personas de las aproximadamente cincuenta que vivían en los edificios, el resto ha decidido no hacerlo. Dos días después, la Policía Local comprobó que aún había luz y personas en el interior de los edificios, las cuales "no parecían tener intención de abandonar las viviendas voluntariamente".

El arquitecto municipal corroboró esta situación en una inspección posterior y advirtió que era necesario desalojar el edificio, ya que si se cortaba la luz y aún había gente viviendo allí, existía el riesgo de que utilizaran métodos alternativos, como quemadores o velas, lo que aumentaría el peligro de incendio.

Además, responsables municipales de Sanidad y Consumo elaboraron un informe en el que advertían sobre los problemas que afectaban a la salubridad y la salud de los residentes de estos edificios.

Por todo ello, el Ayuntamiento decidió proceder al desalojo forzoso y ha pedido autorización judicial para poder entrar en los edificios. Esto se suma a las sanciones que se impondrán a la propiedad por no haber atendido los requerimientos municipales. Fuentes municipales han informado de que la actuación está a la espera de obtener el permiso del juzgado.

Tags

Categoría

Galicia