24h Galicia.

24h Galicia.

Acusado de asesinato alega actuar "fuera de control" al coger un cuchillo para atacar a su vecina en Vigo

Acusado de asesinato alega actuar

En el juicio de un hombre acusado de asesinar a su vecina en octubre de 2022 en Vigo, el acusado ha declarado que actuó "fuera de control" pero admite haber salido de su casa ese día con un cuchillo con la intención de matarla.

Pablo P.V., el acusado, relató ante el tribunal que momentos antes de los hechos se encontró con la víctima en el portal del edificio y que ella lo insultó. Afirmó que a partir de ese momento perdió el control y todo ocurrió rápidamente.

Según su testimonio, ambos volvieron a subir a sus viviendas sin discutir. El acusado cogió un cuchillo de cocina y se dirigió al domicilio de la víctima, que estaba justo al lado del suyo, y la sorprendió mientras ella abría la puerta.

Pablo P.V. admitió que salió de su casa armado con el cuchillo con la intención de matar a la víctima, y le asestó una puñalada en un costado cuando ella se giró.

El acusado afirmó no recordar haberla atacado de nuevo, y explicó que después de la primera puñalada se fue a su casa a lavarse las manos, ya sin el arma. Añadió que si hubo más puñaladas, no lo recordaba.

Pablo P.V. insistió en que la víctima constantemente hacía ruidos que le impedían descansar, a pesar de haberle advertido por escrito a ella y al presidente de la comunidad.

El acusado aseguró que la relación con su vecina era nula y nunca habían tenido problemas. Sin embargo, mencionó que meses antes la había ayudado con un problema relacionado con el agua.

Después de ese incidente, según su testimonio, los ruidos se volvieron más frecuentes y otros vecinos también se vieron afectados.

En el juicio, la hija de la víctima declaró como testigo y mencionó que su madre le contó que tenía problemas con este vecino. Dijo que recibía notas debajo de la puerta e incluso golpes en la puerta, y que encontró una nota amenazadora que decía: "De mí no te vas a reír, te vas a reír de tu madre".

La Fiscalía acusa al hombre de asesinato con alevosía y pide una condena de 18 años de cárcel, así como indemnizaciones para los familiares de la víctima. Por su parte, la acusación particular eleva su petición de pena a 25 años, argumentando que el asesinato fue cometido con ensañamiento. La defensa ha negado los hechos y ha planteado la posibilidad de una eximente de anomalía psíquica transitoria en caso de condena.